Jueves , Diciembre 12 de 2019

Investigación TIC

Tendencias de Transformación en la Era de AMLO

Autor: Ana Arenas

|Compartir

La inversión en servicios administrados en centros de datos y desarrollo de software acelerará en México

El año 2019 comenzó con un alza en la incertidumbre política y económica en el país y la sensación de que el ritmo de crecimiento de la industria se aletargará, lo que plantea un año cargado de desafíos.

El Sector Gobierno está en el centro de la atención. Este año el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) contempla invertir en TIC $21,977 millones de pesos, 18% menos de lo que se ejerció en 2018, y la administración federal parece no estar preocupada ni enterada de los desafíos y vientos de cambio dinámico que se viven en el mundo en materia de tecnología y la forma en que otras naciones aprovechan estos cambios para crear nuevas oportunidades de crecimiento para ellas y sus ciudadanos.

La inversión pública en materia de Tecnologías de la Información y Comunicaciones representa el 19% del gasto anual organizacional en México, de ahí que las alarmas se hayan prendido cuando el Plan de Austeridad Republicana propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en diciembre de 2018, estableció en el punto número 10 de 50 que “no se comprarán sistemas de cómputo en el primer año de gobierno”, y la confirmación el 9 de enero, durante su conferencia mañanera desde Palacio Nacional, de que la nueva administración encontró “un cementerio de equipos de informática en el gobierno, porque se hacía negocio con eso”.

“Hay modas, de repente todo se convierte en tecnología digital y plataformas, en venta de sistemas de informática. Se gasta muchísimo en todo eso. Una de las medidas del plan de austeridad es que este año le paremos a la compra de equipos de informática”, dijo el presidente.

Select contempla que el plan de austeridad que plantea el gobierno federal afecta principalmente a los fabricantes y canales enfocados a la venta de equipo de cómputo, aunque, en mayor o menor medida, impactará a la industria TIC en su conjunto.

Este año, en un entorno más incierto, comprobaremos la capacidad de resistencia de la economía. Veremos hasta qué punto la desaceleración de los últimos trimestres se queda en algo anecdótico o se prolonga más allá de lo esperado. Será clave que los focos de incertidumbre se diluyan. En todo caso, estaríamos ante un escenario de mayor moderación.

La fuerza motriz de la innovación

Michael Dell, CEO de Dell Technologies; Pat Gelsinger, CEO de VMware; el CEO de Hewlett Packard Enterprise, Antonio Neri y Chuck Robbins, CEO de Cisco Systems concuerdan en que este 2019 la capacidad de las organizaciones para innovar determinará sus resultados de ventas, sobre todo ante la adopción que el mercado lleva a cabo de conceptos como la computación perimetral o Edge Computing, la inteligencia artificial y la gestión de datos en ambientes multinube, entre muchos otros.

Dell señaló que la compañía que lleva su nombre continuará invirtiendo fuertemente en el desarrollo de la infraestructura esencial para apoyar el futuro digital, lo que significa que destinará recursos al desarrollo de plataformas y contenedores de desarrollo neutrales en la nube que permiten realizar procesos con agilidad y ejecutar cargas de trabajo en cualquier entorno; centros de datos altamente automatizados e inteligentes; y una construcción masiva del núcleo distribuido en el borde. Todos habilitados para Inteligencia Artificial y seguros.

Pat Gelsinger, CEO de VMware, opinó que la clave del éxito para los partners en 2019 es simple: "Aprovechar los servicios que satisfagan los desafíos de sus clientes a medida que vivan en un mundo híbrido y multinube".

Cisco Systems invertirá este año en ofrecer arquitecturas automatizadas para múltiples nubes, seguridad y SD-WAN.

HP Inc., destinará recursos a herramientas de análisis y automatización que ayuden a reducir la complejidad y simplifiquen los sistemas y procesos.

Nuevas oportunidades de crecimiento

Ricardo Zermeño, presidente y fundador de Select, recomendó contar con una estrategia que apoye la transformación digital de las organizaciones productivas del país y de la nación en sí, ya que es un tema importante, incluso en el sector gobierno en donde hay reducciones de presupuesto, pero los montos de contratación de servicios siguen siendo grandes.

“Gobierno es y seguirá siendo importante, y los gastos en servicios administrados en centros de datos y desarrollo de software marcarán una pauta hacia su aceleración, la oportunidad en este mercado no desaparecerá, pero sí habrá que competir de manera más eficaz”, añadió.

¿México está realmente conectado?

Ernesto Piedras, director general de The Competitive Intelligence Unit —CIU—, explicó que el país está cada vez más equipado, muestra de ello son los más de 94 millones de teléfonos inteligentes activos, así como la abundancia de computadoras, tabletas y otros dispositivos tecnológicos; sin embargo, todo esto se encuentra en manos de privados, es decir de hogares o empresas, mientras que al sector gobierno no se le percibe lo suficientemente conectado.

“Con la actual administración esperábamos un presupuesto creciente, sobre todo porque hay que tomar en cuenta que los recursos públicos en los últimos dos años se contrajeron mucho, e iniciativas como México Conectado —programa del gobierno federal que buscaba garantizar el servicio de acceso a Internet de banda ancha— se vieron afectados.

“Lo que preocupa es que hay necesidad de equipar al gobierno, incluso con las mudanzas que se planean, pero desde el periodo de transición se dijo que no se realizarán compras de equipo tecnológico y ya se está materializando en el presupuesto que se presentó hace unas semanas”, detalló Piedras.

El principal impacto está en la disminución del volumen de negocio sobre todo en la parte de telecomunicaciones; mientras que durante este año podría verse afectada la compra y renta de equipo de cómputo, compra de redes, cuando es claro que la tecnología se ha convertido en instrumento de trabajo y estudio.

Una industria TIC lista para enfrentar la situación

De acuerdo con Piedras, se ha establecido un trabajo conjunto entre la industria y la academia a fin de contar con una estrategia digital que busca la conveniencia de contar con más recursos y que a su vez el gobierno se empareje a nivel ciudadano.

“Se comenzó a trabajar en esta estrategia desde el periodo de campañas, luego con la transición y ahora ya con el gobierno establecido. La negociación va bien y la idea más que enfrentar al gobierno es explicar la necesidad de estar conectados y mejor equipados”, añadió.

Este trabajo se ha coordinado desde el inicio con la Asociación de Internet de México, la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información —AMITI— y la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información —CANIETI—.

Sobre la iniciativa de centralizar las compras de gobierno, propuesta por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público —SHCP—, la cual operaría bajo un mecanismo de compras consolidadas y que a su vez permitiría evitar actos de corrupción en la compra de bienes por medio de licitaciones, el analista explicó que no se han dado más anuncios, pero debido a las particularidades de cada dependencia se podría reconsiderar esta decisión. 

“El avance tecnológico no tiene freno ni reversa, todavía está muy marcado el déficit de conectividad, equipamiento e infraestructura, entonces lo mejor es sumar esfuerzos, acercarse a las cámaras, organizaciones y asociaciones y participar de la agenda digital.

La ecuación es simple, el gobierno debe conectar al país, los ciudadanos y empresas del país queremos estar conectados, la industria quiere ofrecer su tecnología y servicios; todos vamos en la misma dirección entonces el tema es encontrar de qué manera lo lograremos”, explicó.

En su propia cancha…

José Antonio Sánchez, director general de Grupo Mainbit y presidente de Anadic de México, explicó que, desde el punto de vista del presupuesto para proyectos federales, la compañía vislumbra un año tranquilo, independientemente de que el gobierno anunciara el no tener proyectos adicionales a los actuales.

En el caso particular de Grupo Mainbit, el ejecutivo explicó que la empresa que dirige tiene contratos vigentes hasta 2021, los cuales son para ofrecer servicios administrados de infraestructura.

“Lo que el gobierno ha planteado es no lanzar licitaciones para renovar el equipo actual por uno nuevo, pero en términos de servicios administrados de personal, asesoría, capacitación a nuevos usuarios, eso sí lo están solicitando, sobre todo las dependencias están requiriendo asesoría en pilotos para el uso de software libre”, detalló.

Ante la posible decisión del gobierno federal para que las dependencias utilicen OpenOffice, Sánchez asegura contar con el personal de soporte y consultoría en materia de asesoría con el tema para diferentes plataformas, pues Mainbit tiene el compromiso de brindar ese apoyo para acelerar la implementación del software.

Actualmente la compañía tiene 58 contratos con el gobierno, el Instituto Nacional Electoral —INE— es uno de sus clientes aún vigente y está lista para apegarse a los cambios que están contemplados en el contrato como reubicación de sedes, entre otros puntos.

De acuerdo con Sánchez, se continúa trabajando muy de cerca con los fabricantes siguiendo sus procesos de capacitación y certificación de las diferentes plataformas de software y hardware que ofrecen, asimismo se enfoca en la atención a clientes de la iniciativa privada que también tienen requerimientos particulares.

Como dato adicional, los ingresos que Mainbit obtiene por parte de su trabajo con el sector gobierno representan el 70%, mientras que el 30% restante se divide en proyectos enfocados en otros mercados.

Por su parte, Carlos Barrera, presidente de Infraestructura tecnológica y Telecomunicaciones de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación —CANACINTRA— y fundador de Seventh Adviser Solutions, ve el tema de inversión pública como un escenario de oportunidades y profesionalización. 

“El sector público es uno de los principales clientes, pero no es el único, y las compañías de tecnología debemos adaptarnos a las reglas del juego. Yo creo que como empresarios no debemos asustarnos, esto debe motivarnos para ser más profesionales”, detalló.

La mezcla de negocio de Seventh Adviser es 50% gobierno y 50% corporativos. En gobierno está enfocado en telecomunicaciones, seguridad informática, cableado estructurado —fibra y cobre—, redes, virtualización y almacenamiento.  En caso de que le llegue alguna solicitud para arrendamiento de equipo de cómputo o impresión canaliza a ese cliente a alguna de las empresas que están dentro de CANACINTRA.

Barrera agregó que por parte de la CANACINTRA se trabaja de manera particular en el tema de tecnología, de tal forma que se han creado ramas como: marketing digital, hardware, software, entre otras, y será el próximo mes cuando se realice una votación para conocer a la persona que se encargará de dirigir esta iniciativa.

El panorama para Ingram Micro México es totalmente diferente, pues, aunque está a la expectativa de lo que ocurrirá, sobre todo en el tema del negocio histórico transaccional, percibe que la transformación que ha realizado la compañía le servirá como parteaguas para disparar muchas de las iniciativas que ha trabajado en los últimos años.

De acuerdo con Luis Férez, vicepresidente y director general de México, Perú y Colombia de Ingram Micro, puede existir un freno en compras de hardware por volumen por parte de gobierno, sin embargo, se dispara la oportunidad de vender soluciones lo que se traduciría en el desarrollo de integradores que adecuen su modelo de negocio, en donde el mayorista cuenta con la capacidad para atender esta necesidad.

“Gobierno es la parte más complicada, afortunadamente no dependemos de él, es un segmento que si se frena no nos destroza el negocio. Sí tenemos canales que le venden a gobierno y por ende tenemos proyectos, pero estamos hablando de menos del 10% de nuestra venta”, añadió Férez.

Para el mayorista, el segmento que más está creciendo es el de la Pequeña y mediana empresa —Pyme— de ahí que se concentré en contar con las marcas y cobertura que ayuden a desarrollar este mercado.

“México es un país en el que la industria de tecnología depende altamente del gobierno, ya sea directa o indirectamente, pues hay compañías que viven de atender a este tipo de clientes y si éste no consume se verán afectadas, pero el universo de la Pyme es enorme y eso conlleva una gran necesidad de atención. Es preocupante la situación en gobierno, pero hay formas de cubrir la brecha”, agregó.

El cambio en la industria es inminente y los jugadores necesitan desarrollar sus competencias básicas, al tiempo que definen un nuevo papel para sí mismos más allá de la experiencia tradicional. 

No más business as usual

Hoy, más que nunca, dirigir un negocio es desafiar paradigmas y conducir cambios radicales. Tres de cada cuatro CEOs en el mundo, al igual que en México, comparten que su compañía está orientada a ser el disruptor de su sector. Hay diversas razones por las que los CEOs tienen este enfoque, hemos sido testigos de cambios geopolíticos, económicos y, sobre todo, tecnológicos que están sucediendo en todas las industrias a escala mundial. Los líderes están conscientes de que ya no es aplicable el business as usual.

  • Más de la mitad (65%) de los directores generales (CEOs, por sus siglas en inglés) a nivel global (71% en América Latina y 74% en México) visualiza las fuerzas disruptivas de la tecnología como una oportunidad para el negocio y no como una amenaza.
  • A medida que se adoptan tecnologías cognitivas (digitalización laboral, automatización y robotización), las empresas esperan un crecimiento de su plantilla en el corto plazo. En todas las áreas clave para el negocio, un promedio de 58% de los directores generales en el mundo espera un crecimiento ligero o significativo en números.
  • Cerca de la mitad (45%) afirma que su visión del cliente se ve obstaculizada por la falta de datos de calidad; situación menor para América Latina (27%) y México (14%). Más de la mitad (56%) están preocupados por los datos en los que basan la toma de decisiones, preocupación aún más evidente para América Latina (70%) y México (64%).

Al frente de la disrupción

Dell Technologies, en colaboración con Intel y Vanson Bourne, encuestó a cuatro mil 600 líderes de negocio de medianas y grandes empresas alrededor del mundo para conocer los esfuerzos de transformación digital de sus organizaciones.

Con la información recabada elaboró el Dell Technologies Digital Transformation Index que, entre otros aspectos, reveló que clientes y entidades públicas de algunos mercados emergentes son los más maduros en sus procesos de transformación digital, con India, Brasil y Tailandia a la cabeza del ranking mundial, seguidos por México y Colombia, mientras que naciones como Japón, Dinamarca y Francia, entre otros, reciben las calificaciones de madurez más bajas. Los clientes de los mercados emergentes están más confiados en su capacidad para ser disruptores (53%), comparado con el 40% en algunas naciones desarrolladas.

Países más digitalmente maduros:

  1. India
  2. Brasil
  3. Tailandia
  4. Mexico
  5. Colombia

Países menos maduros digitalmente:

  1. Japón
  2. Dinamarca
  3. Francia
  4. Bélgica
  5. Singapur

Los encuestados reportaron prioridades comunes e inversiones para impulsar su transformación digital, incluyendo un aumento y enfoque en su fuerza de trabajo, seguridad e IT. El 46% está desarrollando a su interior, las habilidades digitales y el talento para enseñar a sus empleados la forma de aplicarlas. Este porcentaje era el 27% en el año 2016.

En los próximos doce a 36 meses, las principales áreas de inversión en materia de tecnología serán:

  1. Ciberseguridad
  2. Tecnología de Internet de las cosas
  3. Ambientes Multinube
  4. Inteligencia Artificial
  5. Computer Centric Approach

Panorama para México

Debido al panorama de incertidumbre que han generado factores como la renegociación del T-MEC y el cambio de gobierno, Select proyecta que el crecimiento de la industria TIC en México será de 5.1% frente a lo que logró en 2018 para alcanzar 745,224 millones de pesos corrientes durante el 2019, motivado sobre todo por una mayor adopción de servicios administrados modulares, proyectos de migración a servicios de cómputo en la nube, inversiones en seguridad informática y la demanda de smartphones. En un escenario pesimista, la consultoría prevé que la industria crezca este año 2.3%, para alcanzar un valor de 725,234 millones de pesos.

Comentarios


Más Populares