Viernes , Septiembre 18 de 2020

IA

Inteligencia Artificial, ¿qué es y qué no?

Autor: Staff High Tech Editores

|Compartir

La Inteligencia Artificial es la posibilidad de que las máquinas puedan realizar acciones complejas con algoritmos inteligentes. Hasta ahora no existe IA que se asemeje a la conciencia humana

La Inteligencia Artificial (IA) es la posibilidad de que las máquinas puedan realizar acciones complejas, como el reconocimiento de imágenes, procesar el lenguaje humano o realizar recomendaciones personalizadas para el consumo de productos y servicios, a partir de modelos matemáticos estadísticos que le permiten abstraer grandes volúmenes de datos para dividirlos hasta su mínima expresión.

Es decir, por más sorprendente que sean las tareas que realiza la IA actual, no deja de ser un algoritmo, que lo único que puede hacer es procesar datos y tomar una decisión estadística. “Ninguna computadora tiene conciencia, ni razonamiento; simplemente son capaces de ejecutar millones de tareas de manera extremadamente rápida”, señala Bernardo González, Chief Alchemist Officer en KIO Networks.

Sin embargo, si bien las computadoras siguen siendo dispositivos electrónicos que lo único que pueden procesar son ceros y unos, sus algoritmos y sobre todos los procesadores de los últimos 10 años, como son los GPU’s (Graphic Process Unit) son los que han hecho posible que esta categoría de algoritmos inteligentes puedan realizar estas tareas que anteriormente parecían imposibles y que solamente se concebían como parte de la ciencia ficción.

¿Conciencia humana?

El ejecutivo divide a la IA en dos tipos: narrow o vertical, para designar aquellos algoritmos que permiten resolver una tarea específica con gran eficiencia, la cual se encuentra en los coches autónomos, asistentes de voz, traductores de idiomas, motores de recomendaciones de Internet, entre otros, dentro de la subcategoría de “Machine Learning”, conformada por ecuaciones matemáticas que  pueden identificar patrones, e incorporar los resultados como parte de los datos de entrada, para refinar el propio modelo.

Estos algoritmos evalúan los resultados y con ellos mismos ajustan los pesos de ciertas variables para hacer más precisos resultados futuros, de ahí la analogía de “aprender”.

La otra categoría de IA es la denominada “General”, la cual aún no existe, y se refiere a la posibilidad de que las máquinas desarrollen algo muy parecido a una conciencia humana que se traduzca en la toma de decisiones autónomas. En teoría el incremento en la capacidad de procesamiento del hardware, la sofisticación y combinación de los algoritmos de IA actual, podrían llegar a generar una capacidad reflexiva y de razonamiento, sin embargo, hasta ahora no existe nada que se asemeje a este tipo de inteligencia.

Lo cierto es que la Inteligencia Artificial “nos seguirá acompañando en esta nueva etapa tecnológica, con vehículos sin conductores capaces de frenar ante un obstáculo, ciudades cada vez más inteligentes, operaciones médicas a distancia o asistentes que se anticipan a nuestras necesidades. Sin lugar a duda el límite es la imaginación”.

“Las máquinas me sorprenden con mucha frecuencia” y que lo haya dicho Alan Turing, considerado el padre de la Inteligencia Artificial (IA) y de la computación, es un indicio del potencial que podremos ver en el corto plazo.

Comentarios


Más Populares