Domingo , Agosto 25 de 2019

Modelos de Valor

Ventajas y limitaciones de las operaciones ágiles

Autor: Staff High Tech Editores

|Compartir

Adrián Gómez, Agile Coach en everis habla sobre los procesos ágiles, su popularidad y adaptación en los diferentes modelos de negocio durante los últimos años

De acuerdo con Adrián Gómez, Agile Coach en everis, la popularidad global de las operaciones ágiles se encuentra “en boga”, todos hablamos de ellas. No es difícil entenderlas pues es un “refrito” de teorías, prácticas, experiencias vividas y hasta de sentido común, llevadas a un contexto de experimentación en un periodo de tiempo acotado y constante para aprender de ello y responder de manera inmediata (ágil).

Cuando nos adentramos al tema, nos encontramos con un sinfín de maneras con las que podríamos trabajar bajo un esquema de Agilidad. Es aquí donde debemos detenernos a reflexionar qué es lo que realmente “nos acomoda”; no debemos dejarnos llevar por la idea de que adoptar una práctica o técnica Ágil, va a resolverlo todo.

Los startups nos han enseñado y demostrado que hacer las cosas de una forma diferente logra resultados maravillosos, no obstante, estos casos también deben de ser replicados con precaución, pues el entorno, escala, condiciones y otros factores podrán hacer una gran diferencia.

Te interesa leer: InsurTechs, solución a necesidades del sector: everis

La realidad es que en una empresa que tiene procesos muy jerárquicos, establecidos desde hace tiempo y con equipos acostumbrados a la monotonía, la posibilidad de adopción se torna mínima. Otro grave error por lo cual las compañías consideran apostar por prácticas ágiles, reside en que su competencia se declara: “Ágil”, posicionándose varios pasos delante de las que aún no lo hacen.

Por ello, se debe de tener en cuenta lo siguiente:

  • Disfrazar la complejidad de poder idear soluciones en poco tiempo. Estas soluciones deben ser como piezas de “Lego”, es decir que puedan ser incorporadas fácilmente.
  • El reto de aprender a diseñar un negocio con resultados paso a paso.
  • Entender que brindar a nuestros clientes beneficios poco a poco es la forma de tener un producto o servicio más exitoso vs esperar y perdernos en idealizar en tener un “todo perfecto”.
  • Estrategia corporativa y la paciencia que ésta amerita para ser diseñada.
  • La complejidad de cambiar una cultura de trabajo.
  • La parte técnica, quienes desarrollan el producto y/o servicio, deberá de estar en sintonía con el negocio. Sumarlo desde el principio ayuda también a idear, innovar, aportar y exigir creatividad.
  • Medir el desempeño de las personas por el valor que se entrega al cliente.
  • Romper paradigmas para soluciones viables. Todo esto requiere orden, planeación y participación, traducido en el compromiso de entregar a tiempo.

Así como en la moda, si no estamos dispuestos a comprar una nueva prenda; aceptar que podemos apostar por un estilo nunca antes usado. Si no estamos dispuestos a invertir fuertemente en un cambio cultural (organizacional), aceptar en pensar diferente para resolver problemas, a tener la apertura para aprender a trabajar de manera distinta. Si no estamos dispuestos a colaborar ante esta moda de “Agilidad”, la tendencia terminará en el olvido, finaliza Adrián Gómez.

Comentarios


Más Populares